Y llegó el día y se fue.

Estándar

El 21 de abril, como lo había publicado en un post anterior, fue la presentación de mi libro “La Pena y otras historias de redención”. Fue una tarde memorable donde los nervios se apaciguaron poco a poco en gran parte por la acogida y el acompañamiento de Marcelo Novoa de Editorial Puerto de Escape y Marisol Utreras.

Comparto con ustedes el audio de la presentación y algunas fotografías.

Audio

 

Invitación

Estándar

Hace un tiempo anuncié que iba a publicar mi libro de cuentos cortos “La Pena” a través de la Editorial Puerto de Escape. Pues, ha llegado el momento: el jueves 21 de Abril a las 19:00 horas en el Foyer del Teatro Municipal de Viña del Mar, dentro del marco del cuarto ciclo de Literatura Fantástica Chilena, se hará la presentación del libro. Quisiera invitar a todos quienes gustan de este tipo de literatura (y a los que no también), a amigos y familia, para que me acompañen en este momento tan importante para mí. ¡Es mi primer libro! Habrá ejemplares a la venta. Desde ya, agradezco la asistencia y el apoyo.

 

Cuentos clásicos en cien palabras (o menos) (1)

Estándar

Este es un proyecto (otro más) que pretende contar los cuentos clásicos que conocemos de siempre pero desde otro punto de vista y dando a conocer sólo la puntita del iceberg que constituye la historia.
Aquí va el primero.

Lee el resto de esta entrada

Animales con agujeros en la panza.

Estándar

No prometo nada; esto es apenas un ensayo, un tanteo a ver hacia donde me lleva la pluma.
Es la historia por la que fue creado este blog y que ha estado buscando su partida desde ese entonces, los apuntes guardados celosamente y revisados de tanto en tanto para que no se escape el duende de la inspiración.
En fin que el año pasado se me ocurrió participar del NaNoWriMo con esos apuntes y la historia tomó vuelo.
Aún está en carpeta, primero tiene que ser terminado el Amo de los Dragones (que por cierto está vivo y goza de buena salud). Sin embargo, creo que es importante y necesario plantar bandera de territorio con el inicio del primer capítulo, así es que aquí está.

Lee el resto de esta entrada

Noticias: ¡Me han nombrado!

Estándar

Es una nota chiquita pero ¡me han nombrado! y a “animales con agujeros en la panza” y “La Pena”, AQUÍ.   Como dije, es chiquito así que hay que buscarlo, está en la sección de novedades “en la red”, antes de “Radio” y después de “Revistas”.

Gracias Tanya.

Tu elusivo genio creativo.

Estándar

Así es el nombre de la conferencia dada por Elizabeth Gilbert, autora de “Come, Reza, Ama” y “La firma de todas las cosas” hace un par de años para TED (technology, entertainment and design) organización sin fines de lucro que busca difunir la cultura y las buenas ideas.  Lee el resto de esta entrada

Textos mínimos: “Un hombre pequeño”

Estándar

Es un hombre pequeño.
Circula por ahí convirtiendo a sus rivales en enanos para dejarlos al alcance de la suela de su zapato. A sus amigos, si los hay, los mantiene a su lado moviendo los hilos del chantaje emocional.
En el país de los ciegos, el tuerto es rey, dicen. Por eso se le ha visto arrancándole los ojos a sus colegas, armado de su lengua y un cartón a duras penas arrebatado a la Comisión de Título.
Él mismo sabe lo pequeño que es, aunque nunca lo admitirá. Tan pequeño que piensa que el lente de Dios no tiene el aumento necesario para encontrarlo.
Tal vez si supiera que no necesita subirse a los hombros de otros para ser visto por los ojos divinos, dejaría de ser pequeño.

Textos mínimos: “El pay”

Estándar

Es un par de años menor y se ha empeñado en tratar de conquistarla. Ella se encuentra perpleja e inquieta. A sus años ya no quiere ese tipo de desorden. Se lo hace ver. “Es que me gusta tu pay de limón”, le dice él y ella se siente aliviada. Es sólo eso, entonces, piensa. Se dedica a cocinarle pasteles para que se olvide de la idea. Pero mientras ella más cocina, él más se enamora.

Textos mínimos: “Mujer del puerto”

Estándar

Me acuerdo de las piernas de la Paulina, gruesas, firmes y bien formadas como columnas fuertes, tan desacordes con el resto de su cuerpo de bailarina; crecieron con cada escalón hacia su casa, allí donde las gaviotas se estrellan contra las ventanas y el mar ha perdido su aroma en favor de la quebrada.