Cuento: “Aire”

Estándar

Es un cuento original, cortito, mi estilo.
No tiene ningún personaje de SPN.

 

Sintió que no iba a poder.

Respiró hondo intentando llenar sus pulmones del aire necesario. Pero no lo logró. Sus pies continuaban firmemente atados a la tierra. Los nervios lo traicionaban.

Exhaló pesadamente y se volteó a ver. Estarían sobre él muy pronto. Se acercaban enarbolando con furia garrotes y bastones. Algunos ya mostraban el efecto del tónico. Se detenían y vaciaban el estómago escandalosamente, provocando una momentánea brecha en la corriente humana que culebreaba cerro arriba. Calculó que la próxima vez debería usar un poco menos del ingrediente amarillo. Esta clase de equivocaciones, y así lo estaba comprobando, podía costarle algo más que unos pocos días en la cárcel del pueblo.

Subió unos metros más a la carrera, aunque ya se encontraba a buena altura, y lo intentó de nuevo. Cerró los ojos. El sudor le empapó la frente, las mejillas y el cuello mientras congestionaba el rostro en un esfuerzo supremo por conseguir la concentración necesaria. El sonido bullente del gentío llegaba a sus oídos, muy cercano, a sus espaldas y no le ayudaba en absoluto. Recordó torpemente que carecían de armas de fuego aunque maldita la cosa si eso en realidad le ayudaba. Para conseguir lo que querían, les bastaba con los garrotes. Gente demasiado susceptible. Eso tampoco lo había calculado bien.

Y entonces, por fin, en medio del temblor que le provocaba el pánico, sintió que los pulmones se hinchaban y sus pies despegaban del suelo unos segundos. Respiró hondo, todo cuanto pudo, los botones hicieron el amago de abandonar su camisa, el aire se instaló permanentemente en su interior… y, al fin, se elevó.

Alguien alcanzó a agarrar su tobillo momentáneamente y le dio una sacudida. Otro le arrancó el zapato amenazando con desestabilizarlo. Con los ojos cerrados y la boca prieta para contener el aliento, continuó el ascenso hasta que el coro de imprecaciones se convirtió en un lejano murmullo. Sólo entonces se atrevió a abrirlos y vio a hombres y mujeres convertidos en hormigas sobre el túmulo de su hogar. Se llevó la mano hacia el bulto con el dinero en su cinturón. Sonrió. Se acomodó en la siguiente corriente de aire con toda facilidad y deseó con ganas que las noticias no hubiesen llegado aún al siguiente pueblo. Iba a necesitar zapatos nuevos.

FIN.

Licencia de Creative Commons
Aire by Marcela Ponce Trujillo is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

»

  1. Interesante!
    Se ve tanto que te gustaría poder volar, eh, chica?
    Creo que el pensar en tu personaje, al parecer un itinerante curandero con la habilidad de volar, en un mundo donde no es tan extraño, Me gusta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s