Fic: “Suficiente”

Estándar

Título: “Suficiente”
Autor u Autora: Winchester_Mcdowell
Categoría: Supernatural.
Calificación: todo público.


Suficiente.

“¿No vas a decir nada?”
Dean lo mira y es lo único que puede hacer porque en algún segundo sus oídos han dejado de funcionar. Ni siquiera puede procesar el que hayan llegado al punto de esa manera. Ese que tiene al frente, desafiante, furibundo, es la misma persona a quien vio salir gateando de la cuna, a quien enseñó a atarse las agujetas, a escribir sus primeras letras y a conducir un auto mientras él mismo, por otra parte, recibía de su padre las artes del buen cazador y allí estaba ahora, manos en la cintura, el mojón de dos metros que alguna vez lo mirara con admiración en vez de reproche, esperando una respuesta que él no puede ni quiere dar. Y si un kitsune es capaz de producir todo esto, entonces, decide, ya fue suficiente.
“¿Dean?”, le urge el otro y parece existir ahora una ligera nota de inquietud en el tono, lo cual no importa porque ya fue suficiente, no hay nada más que agregar al tope de todo. Cruza delante del gigantón hacia la mesita en busca de las llaves del auto. “¡Hey!”, Sam intenta tomarlo del brazo pero Dean lo elude con dignidad.
“Necesito una cerveza”, dice y se escabulle hacia la puerta antes de que el otro pueda alcanzarlo otra vez.

-o-

Conduce el resto de la noche y el día siguiente. Encuentra finalmente un bar y su cerveza. Juega pool con camioneros hasta que les cierran las puertas. Gana 2.530 dólares. Un hombre le entrega una tarjeta. Ofrece conseguirle campeonatos de pool a través del país con grandes ganancias. Coloca la tarjeta en la guantera, junto al celular que ha puesto a dormir. Después de un café y un par de donas rancias, extrae celular y tarjeta y marca.

-o-

Llama a Bobby después del primer torneo, tras la quema de una bruja y el exorcismo de un poltersgeist que casi le rompe el cuello.
“¿Estás bien, muchacho?”
“Sí”, y no se le ocurre qué más decir porque no ha pensado muchas frases que excluyan el ¿cómo está Sam?. “Yo sólo necesito… tiempo”.
Silencio.
“Bien”.
“Lo siento”.
“No, está bien. Cuídate. ¿Me escuchas? Cuídate”.

-o-

Un mes y medio después y 50.000 dólares más rico, lee “Bobby” en el visor del aparato antes de contestar. Pero no es Bobby.
“No me cuelgues, por favor”.
Es Sam.
Dean trata de recordar la última vez que le colgó el teléfono a su hermano (que no es lo mismo que evitarlo).
“Estoy escuchando”.
Y falla en el intento.
“¿Estás bien?”.
“Sí”. Se muerde la lengua para no agregar ¿y tú?
“Es que…”. Por un momento parece que se ha perdido la conexión del celular. “Tú y yo vemos las cosas tan diferentes, amigo. Yo… yo…”.
“Lo sé”.
“Dean… en verdad lamento esto”.
“Está bien”.
“¿Dónde estás?”.
(…)
“Es en serio, Dean”.
“Lo sé”.
“¿Entonces?”.
El cazador deja escapar lentamente el aire en un suspiro.
“No es acerca de ti esta vez, Sam. Es sobre mí. Necesito esto. Quiero estar lejos por un tiempo”.
El silencio vuelve a apoderarse de la cabina del Impala por un momento.
“De acuerdo”.
Y es el mejor entendimiento que han tenido en años.
“Adiós, Sam”.

Fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s