Archivo de la etiqueta: gaspar

Gaspar nos ha dejado

Estándar
Gaspar nos ha dejado

No creo que exista un Cielo para las mascotas; yo creo que todos vamos a estar juntitos y revueltos en el mismo Paraíso y que cuando mi Padre Dios me llame a su presencia, voy a reencontrarme, en un plano distinto, con todas las creaturitas que ha puesto a mi cargo para que las ame y las disfrute (que, por cierto, ya pasan del centenar).
A Gaspar, finalmente, le paso la cuenta el riñón. ¿Se acuerdan? ¿el accidente? ¿los perros que lo persiguieron y el auto que lo topeteó? Allí se gastó 8 de sus 9 vidas. No le alcanzó para más. Hace cuatro meses comenzó a tener crisis fuertes, hubo que alimentarlo con pellets especiales sin sal (que no quiso comer aunque a los demás gatos les encantaba y que tuvimos que darle como crema con jeringa) y darle remedios fuertes. Finalmente, hoy en la mañana descansó. Comenzó a decaer en la noche y a eso de las 10 y media de la mañana, se nos fue. Con dolor por una parte (las despedidas siempre son tristes), pero también con alivio porque, realmente, merecía descansar. Fue rápido. La doctora no alcanzó a llegar; se fue antes, bien, en los brazos de mi hermana.
Por lo demás, vivió bien: fue amado, muy amado; patiperro, le gustaba recorrer los alrededores de la casa y olfatear las flores (de hecho lo hizo hasta un par de semanas atrás); muy inteligente, tenía un lenguaje propio con mi hermana (los maine coon son habladores). Los dos años de gracia después del accidente también fueron buenos, a pesar de su lesión en la espalda (la mitad final de la colita se le caía a causa de eso), como lo atestiguan las fotos y videos que pongo más abajo. Fueron diez años en que nos regaló su presencia y cariño.

Un homenaje para él:

De chiquito le fascinaban los bolsos:

Luego del accidente, siguió siendo igual de patiperro y activo (con sus limitaciones) que antes. La gatita con la que juega en el video es mi Kitty que tiene seis meses menos de edad que Gaspar.

 

Sociable

Tomando agua.

Izando la bandera.

Posando con mis muñecas durante la sesión aquella que compartí aquí y que algunos encontraron un poco “creepy”.

Esa noche también hice una sesión de video con la intención de insertar partes de ella en un stopmotion con mis muñecas que todavía no realizo. Tenía el comedor a oscuras para lograr los efectos que quería y mi hermana estaba en el pasillo con el Gaspar. De pronto el gato se quedó mirándome y mi hermana le dijo: “Anda a ver qué está haciendo la Marcela” y el gato partió corriendo y se subió a la mesa para inspeccionar mi sesión.

Gaspar

Lo vamos a extrañar mucho.
18 de septiembre 2002 – 5 de noviembre 2012

Noticias sobre Gaspar.

Estándar

Estuvo medio en las cuerdas pero, para gloria de Dios, ya está bien. Hoy día termina su tratamiento con antibióticos y está comiendo y tomando agüita por sí mismo. ¿Antibióticos por qué? Porque, después de que ya estaba remontando, a raíz del golpe, le vino una infección al riñón. Estaba con fiebre y no comía. La doctora dijo que era común en este tipo de accidentes que se afectara el riñón o el hígado. Bueno pues, después de mucha oración y remedios y de alimentarlo con jeringazos de sopa de pellets y leche con huevo, aquí está.

fotitos de Gaspar

Gaspar está mejor.

Estándar

Especialmente para taolee, noticias sobre Gaspar: está comiendo, está tomando agua (que era lo que principalmente le preocupaba a la doctora), camina lentito aunque se le bambolea el tambembe y ahora responde cuando uno lo saluda. Ha sido un buen paciente hasta ahora, pasa la mayor parte del día durmiendo y si no, tranquilito echado en su camita. Se levanta sólo para comer o hacer sus necesidades.

Aquí unas fotitos del paciente. Cerca de la cola se pueden apreciar un par de agujeros, gentileza del perro que lo atacó.

Gaspar.

Estándar

Gaspar es el gato de mi hermana (pero casi como si fuera mío) y ayer tuvo un accidente. Aunque la información aún está un poco confusa, al parecer lo agarraron unos perros y al querer huir, lo topeteó un automóvil. Una joven que iba pasando por la calle, lo vió y preguntó en mi casa si el gatito era nuestro. No era del barrio, no nos conocía, pero tuvo la buena voluntad de tomarse la molestia y ayudarlo. Para gloria de Dios, Gaspar está vivo aunque todavía no coleando. Tiene la médula inflamada y va a necesitar por lo menos una semana de reposo y corticoides, pero está VIVO. En la clínica veterinaria no podían creerlo. Nada fracturado. Y para más remate, al hacerle las radiografías, descubrieron que tiene cálculos renales que ni siquiera habíamos sospechado y que de no ser por el accidente seguirían ignorados. Y le doy gracias a Dios por todo ello.